creditos personales con asnef online: ¿por qué están triunfando tanto y cuáles son sus peligros?

Las empresas que conceden créditos de hasta 600 euros se están aprovechando de que la banca tiene cerrado el grifo de los préstamos.

Una de sus grandes ventajas es la rapidez, aunque entre sus inconvenientes están que los plazos de devolución son muy breves y los intereses de demora, muy elevados.

Desde que los bancos "cerraron el grifo" del crédito, las empresas que conceden creditos rapidos sin papeles con asnef de hasta 600 euros no paran de proliferar. La rapidez, el fácil papeleo y la alta demanda del servicio han labrado su éxito. Ahora bien, ¿cuáles son los puntos negros de estos prestamistas?
Cuando una persona necesita unos pocos cientos de euros a causa de un imprevisto o para llegar a fin de mes y el banco no le "fía", todavía le queda una salida: pedir un mini crédito a un prestamista privado.

Es cierto que acabará pagando más de lo que le habría costado en el banco pero a cambio disfrutará de ventajas impensables en su entidad: posibilidad de recibir un préstamo aun estando en listas de morosos como RAI o ASNEF (en ViaSMS y Cashper), poder solicitar prórrogas de pago de hasta 1 mes (en Kredito24), aprobación e ingreso en cuenta inmediatos (en Pepedinero)…

-Lo mejor de estos créditos: el cliente sabe exactamente cuánto tendrá que pagar de vuelta, ya que todas las condiciones vienen perfectamente claras tanto en la web como en el contrato; nunca hay sorpresas.

-Lo peor: el plazo de devolución es muy corto, de no más de un mes, y pagar tarde se traduce en penalizaciones de demora muy altas.

Tras el primer impago la empresa llamará al cliente moroso para recordarle su deuda (esta llamada le costará entre 15 y 25 euros) y, si sigue sin pagar, le aplicará un interés de alrededor del 20% sobre el importe a devolver. El cliente entonces corre el riesgo de entrar en un bucle de pagar unos créditos con otros, con lo que hará que cada mes acumule mayores intereses, o bien de impago, lo que aumentará su deuda día a día.

De todas formas, si pasadas varias semanas el cliente sigue sin pagar, es muy probable que el impago se salde apuntando su nombre en ASNEF hasta que se liquide la deuda (al pagar, la salida de estas listas es inmediata).

Y a pesar de que el prestamista está en su pleno derecho de denunciar al cliente moroso ante un tribunal, difícilmente la entidad querrá entrar en gastos judiciales por un importe de tan solo unos pocos cientos de euros (solo ¡Qué Bueno! alcanza los 600; el resto dan cantidades inferiores). De hecho, los mini créditos tienen unos intereses tan elevados para protegerse precisamente de su elevada tasa de morosidad.

En resumen, los creditos personales con asnef online son créditos caros pero ofrecen un servicio que uno, cubre un nicho de mercado y dos, está lleno de ventajas para un cliente necesitado de dinero rápido.






Las hermanas Mirabal







El dia 25 de novembre es en memoria de les germanes Mirabal, que van ser cruelment assesinades el 25 de Novembre de 1960. Las mariposas que així es coneixen, van lluitar per les llibertats i van ser sotmeses elles i la seva familia.
Venien d'una familia acomodada i molt aviat, van mostrar el seu interés per els estudis, reclamant el dret a l'eduació de totes les dones, opsant.se fermement

Grup d'encontre




A l'abril de 2014 vam posar
en marxa el grup d'encontre. Un grup de dones amb ganes de compartir, des de la
seva experiència el que han viscut, el que viuen. Tenir un lloc un espai
segur per poder expressar sense temor el que senten, i com ho viuen.







Ens hem anat reunint
setmanalment, amb el compromís de ser-hi per crear aquest marc, de confiança,
on tot es possible i que només

7 pasos para amarte a ti misma.



1. Deja de criticarte: las críticas son una especie de autosaboteo, pues solo te hablan desde tu pasado recordándote lo que salió mal y usando trampas para impedirte vivir tus sueños. Acallar la voz de la crítica te permitirá avanzar con más confianza y decisión hacia tus metas y desarrollar todo tu potencial.

 

 



 2. No te asustes: El miedo es como un muro que divide ...

aquello que eres

La libertad


La libertad reside siempre en lo que es verdad ahora mismo; no en lo que pienso que es verdad, ni en lo que creo que es verdad, sino en lo que de hecho es verdad en este momento: esta experiencia presente, estos pensamientos, estas sensaciones y estos sentimientos.







 - Jeff Foster (Imagen: *Nebraska Harvest by JakeOlsonStudios)

¿Ciega o embarrada?

PEDRO TRUJILLO
La semana pasada un tribunal compuesto por tres magistrados absolvió, por unanimidad, a ocho pandilleros señalados de diversos delitos. El tribunal consideró que las pruebas aportadas por el MP no eran concluyentes para condenar a los imputados. No es la primera vez que se observa la incapacidad del MP en materia de investigación. Recordemos que el expresidente Portillo fue absuelto por mayoría de dos de las juezas que argumentaron de la misma forma: no había pruebas suficientes y cuando se solicitaron, no fueron aportadas. A este dispendio de justicia hay que sumar casos como la encarcelación y posterior absolución del señor Giammattei; la declinación de continuar la persecución penal por parte del MP al señor Vielmann —admitiendo la imposibilidad de hacer justicia—; la permanencia en prisión y sin juicio por más de dos años de los hermanos Paiz Valdés y la denuncia a la fiscal general por presión y obstrucción por una fiscal de Huehuetenango, entre muchos otros. Respecto del sistema judicial hemos visto a la Corte Suprema trasladar extemporáneamente a jueces que aparecen con tacha, aunque cuando fueron nombrados ya las tenían; magistrados señalados por el sindicato del OJ de realizar presiones; denuncia de jueces por coacción de sus superiores y otros temas “menores” relacionados con renta de edificios donde algún “digno” magistrado parece haber metido las manos. Hay quienes estiman que el problema está en los jueces que son presionados, comprados o intimidados. Otros consideran que es una deficiencia manifiesta y continuada del MP que no investiga adecuadamente, y todos son conscientes de que tanto en uno como en otro lado se mete la mano según convenga a los intereses de quienes proponen, pagan o presionan. Al final de esta estéril discusión pierde siempre el ciudadano, que además paga con sus impuestos un sistema manifiestamente inservible a todas luces. No se conocen sanciones contundentes en el MP por ineptitud al realizar investigaciones ni en el OJ por sentencias de dudosa imparcialidad. Esas situaciones, en las que dos partes (MP y OJ) son claras protagonistas, aconsejan hacer un alto y ver quién realmente las provoca y es culpable de estimular esa sensación de inseguridad al no llevar a buen término los juicios emprendidos, posiblemente en forma precipitada y poco precisa en los detalles y seguramente también con un cierto grado de responsabilidad en quienes no aprecian ciertas pruebas. De no detenernos, seguiremos como a la fecha, y lo único que se alienta es que el sistema siga sin funcionar y consecuentemente la toma de justicia por mano propia —linchamientos o ajusticiamientos— sea la salida natural a todos estos actos infames, con la correspondiente incidencia negativa en las inversiones y en el desarrollo. Se pone atención, generalmente, en el poder ejecutivo o en el legislativo, sin apreciar que muchas dictaduras del mundo sobrevivieron porque el sistema judicial más o menos funcionaba o era percibido como dador de respuesta a una parte sustancial de la ciudadanía. Un país se resquebraja o fracasa cuando el sistema judicial se desmorona. Ejemplos sobran: Argentina, Venezuela, Ecuador, Nicaragua y, más recientemente, El Salvador. Hay suficientes casos para aprender, aunque no hace falta mirar a otros para darnos cuenta de que estamos muy mal. Los responsables deben ser cesados, cambiados, procesados y siempre sujetos de fiscalización y rendición de cuentas. Nos distraen con lo que dice Forbes y la solicitud de prórroga de la Cicig, pero los asuntos de fondo parecen no importar mucho ¡Seguimos, con más de lo mismo Artículo publicado en el diario guatemalteco Prensa Libre, el día martes 12 de septiembre de 2012.

¿Cuál fiesta?

JOSÉ RAÚL GONZÁLEZ MERLO
El jueves se conoció una buena noticia: la agencia calificadora de riesgo Standard and Poors (S&P) mejoró su perspectiva de riesgo para nuestra deuda pública. El Gobierno se apresuró a declarar que ello representaba una “muestra de confianza” en el país. Sin embargo, antes de destapar las botellas de champán, debemos entender qué quiere decir esta mejora. Una calificación de riesgo no es más que la opinión de la agencia respecto de la habilidad y disposición de un deudor de cumplir con sus obligaciones financieras, cabalmente y a tiempo. Naturalmente, la opinión no es “blanco o negro”, sino viene en distintos tonos de gris. Inevitablemente, tampoco es una ciencia exacta —como la reciente crisis financiera lo demostró—. Por ello se usa una escala de letras que va desde AAA —la deuda de menor riesgo— hasta D —deuda que está morosa—; y dentro de cada escala se agrega la “perspectiva” que puede ser positiva, estable o negativa. La deuda del Gobierno de Guatemala es BB —similar a la de Portugal—, y lo que cambió es que pasó de perspectiva “negativa” a “estable”. La pregunta es ¿por qué? En opinión de S&P, con el reciente aumento de impuestos, el Gobierno tendrá más fondos para, eventualmente, darle mejor servicio a la deuda pública. S&P también espera que haya mejores tasas de crecimiento económico y, en su opinión, la combinación de ambas cosas tiende a disminuir el riesgo de nuestra deuda pública. Una calificación de riesgo es algo importante porque si ésta mejora, el sector privado también podría contratar deuda a mejores tasas en los mercados internacionales. Tasas de interés bajas son buenas para alentar proyectos de inversión. Desde esa perspectiva la noticia es bienvenida. La celebración termina cuando nos damos cuenta de que el pilar de la mejora fue un aumento de impuestos. Lógico, S&P está velando por los intereses de nuestros acreedores. Recuerden que su trabajo es estimar la probabilidad de impago; por lo tanto, mientras más impuestos, mejor. No es necesariamente lo mismo desde la perspectiva ciudadana que, primero, es endeudada y, luego, es esquilmada por su gobierno. Todavía estamos esperando que más impuestos impliquen mejores gestiones públicas, no solamente gobiernos más grandes… Viéndolo así, qué cara nos salió la calificada. Con una deuda pública a punto de llegar a los Q100 mil millones y creciendo, tal vez hubiese sido mejor quedarnos igual pero con menos deuda… Peor, ahora el Gobierno está más envalentonado para seguirnos endeudando… Así que cuando escuche en la propaganda oficial que esto es un “logro” del Gobierno, recuerde que se realizó a costa del incremento más grande de impuestos de nuestra historia moderna. Recuerde también que la deuda pública descansa sobre sus hombros, los de sus hijos y los de sus nietos —si aún no tiene nietos, apúrese, el Gobierno necesita tributarios—. En realidad, más que un mérito del Gobierno, es un mérito de la capacidad ciudadana para soportar una deuda pública cada vez más grande sin ver beneficio alguno. Ahora que ya sabe, puede ir a celebrar, si todavía tiene ganas. Artículo publicado en el diario guatemalteco Prensa Libre, el día martes 12 de septiembre 2012.