Leónidas Lamborghini: EL SOLICITANTE DESCOLOCADO




Leónidas Lamborghini nació en Buenos Aires en 1927. Luego de abandonar la Universidad trabajó como tejedor y a partir de 1956 se dedicó intensamente al periodismo y a la poesía, por la cual recibió el rápido reconocimiento de escritores como Leopoldo Marechal, Juan L. Ortiz y Oliverio Girondo. Ricardo Piglia lo define de la siguiente manera: "Todos admiramos a Leónidas Lamborghini y todos lo hemos copiado. Leónidas definió una exigencia en relación con la lengua que es única en nuestra literatura: construyó un laboratorio arltiano para trabajar con la sintaxis el fraseo y la música verbal de estas provincias. No conozco otro poeta tan consciente de la propia tradición y a la vez no conozco en esta lengua un poeta que haya producido el corte que produjo Leónidas. Este poeta escribe en todos los estilos, en los estilos del pasado y en los que todavía no existen."
Su obra se inicia en 1955 con una plaqueta, El saboteador arrepentido, y prosigue con títulos como El solicitante descolocado (1971), Odiseo confinado (1992) y El jardín de los poetas (1999). Un amor como pocos (1993) es su única novela hasta el presente.
Su extensa obra poética ha estado sujeta a sucesivas condensaciones, agregados y reescrituras. Por el conjunto de su obra recibió el premio Leopoldo Marechal en 1991 y por Odiseo confinado el premio Boris Vian en 1992. Entre 1977 y 1990 estuvo exiliado en México.
Carroña última forma (2001) es su último libro publicado hasta la fecha. Varios libros suyos permanecen inéditos.
________________________________________

Obras Destacadas
El saboteador arrepentido (1955).
Al público (1957).
Las patas en la fuente (1965).
La estatua de la libertad (1967).
Coplas del Che (1968).
La canción de Buenos Aires (1968).
El solicitante descolocado (1971).
Partitas (1972).
El riseñor (1975).
Episodios (1980).
Circus (1986).
Verme y 11 reescrituras de Discépolo (1988).
Odiseo confinado (1992).
Un amor como pocos (1993, novela).
Tragedias y parodias (1994).
Comedieta (1995).
Las Reescrituras (1996).
Perón en Caracas (1999).
Personaje en penehause y otros grotescos (1999).
Mirad hacia Domsaar y otros grotescos (1999).
El jardín de los poetas (1999).
Carroña última forma (2001).

Leónidas Lamborghini
Cronología


1927
Leónidas Lamborghini nace el 10 de enero en Buenos Aires, en el barrio de Villa del Parque, en la casa ubicada en Argerich 2237. Son sus padres Leónidas Lamborghini y Teresa Galeano.

1940
El 12 de abril nace su hermano Osvaldo, poeta y narrador que escribirá posteriormente textos fundamentales como "El fiord" (1969) y "Sebregondi retrocede" (1973).
En el libro "Los Lamborghini" (Carlos Belvedere, Buenos Aires, Colihue, 2000) se habla de esta relación:
"Supongamos que existen dos hermanos. Ambos escritores. Crecen juntos, compartiendo no sólo el juego y las disputas de todo vínculo fraternal sino también lecturas y manuscritos. Un tono paródico y diversas filiaciones literarias testimonian una afinidad profunda entre ellos. Llevan el mismo apellido. Frecuentan los mismos bares. Comparten algunos empleos. ¿No sería lógico suponer que sus obras guardarán alguna relación? (…) Palabras más, palabras menos, esta es la historia de los hermanos Leónidas y Osvaldo Lamborghini. (…) Ambos son escritores paródicos… Tienen, a su vez, sentido del grotesco… También los hermana la literatura argentina –y, más específicamente, rioplatense– considerada como ’reescritura’ o ’desatadura’ de la gauchesca, así como el continuo entre poética narrativa y prosa poética (…) En fin: indicios diversos de una filiación no sólo sanguínea sino también literaria."

1946
Descubre el "Ulises" de James Joyce, novela que ejercerá un influjo decisivo en la conformación de su poética.
Ingresa a la Facultad de Agronomía.

1949
Abandona sus estudios de Agronomía en el tercer año de la carrera.

1952
Comienza a trabajar como tejedor y encargado de diez telares en la fábrica que su padre había instalado en Villa Lynch. Debido a la crisis que sufre la industria textil, la fábrica cierra. Leónidas Lamborghini desempeña tareas de tejedor en otra fábrica ubicada en San Andrés, hasta 1957.

1955
Se publica su primer libro, "El saboteador arrepentido", en la editorial El Peligro Amarillo, de Buenos Aires. El libro no es bien recibido en un panorama dominado todavía por el neorromaticismo de la generación del 40.

1956
Comienza a trabajar como periodista en el diario Crítica. Allí tiene, entre otros compañeros, al poeta Joaquín Gianuzzi.

1957
Aparece "Al público", en Ediciones Poesía Buenos Aires en el que agrega una plaqueta del libro precedente. Luego, en 1960, se reeditaría en New Book. Por esos años, el cierre de diversos medios periodísticos (Crítica, Noticias Gráficas, Democracia) lo deja sin empleo y lo obliga a trasladarse a un rancho de lata y cartón en la localidad de Llavallol. Allí escribe "Las patas en las fuentes".

1958
Contrae matrimonio con Hilda Ojeda.

1962
Nace su primera hija, Teresa.

1964
Nacen sus hijos Ulises y María Angélica.

1965
La editorial Perspectivas, de Buenos Aires, publica "Las patas en las fuentes". El volumen recupera, con diversos agregados, los poemas de los libros anteriores. La edición se completa con un prólogo de Juan José Sebreli. El mismo sello realizaría una reedición el año siguiente. La Editorial Sudestada volvería a publicarlo en 1968 con un nuevo prólogo de Joaquín Gianuzzi, otro de Alfredo Andrés y cartas de Raúl Gustavo Aguirre y Leopoldo Marechal.
En esta última puede leerse: "Mi estimado amigo Lamborghini: he leído con mucha atención su libro ’Las patas en la fuente’. ¡Qué lírico extraño es usted! Mientras otros poetas exteriorizan las mil y una emociones de su alma en soledad y ensimismamiento, Usted lo hace en relación con los otros hombres que comparten este mundo; y traduce esa solidaridad con poesía, con humor, con ’tremendismo’, pero sin inútiles amarguras y sin ese ’llorar la carta’ que a nada conduce y que sólo sirve, en otros, para eludir el combate. El suyo amigo, es uno de los caminos que todavía pueden liberar a la poesía de sus llantos esterilizados. Su amigo y compañero". (Leopoldo Marechal, 29 de mayo de 1966).

1967
Aparece "La Estatua de la Libertad" en Alba Ediciones (Buenos Aires).

1968
Publica en una edición propia (bajo el sello Ediciones Ciudad) "La canción de Buenos Aires". Héctor Alterio graba una selección de estos poemas, registro que se edita con el título de "Tango-blues" en Show Records.

1971
En junio, Ediciones de la Flor dirigida por Daniel Divinsky, publica "El solicitante descolocado". El libro reúne y unifica "Las patas en las fuentes", "La Estatua de la Libertad" y "Diez escenas del paciente". En una nota que acompaña la edición, Lamborghini explica: "En ’El solicitante descolocado’ se propone la lectura de ’Las patas en las fuentes’ (1966); ’La estatua de la libertad’ (1968), reelaborada ahora totalmente; y las ’Diez escenas del pacient’e (1970), hasta el momento inéditas, como un solo y único poema, delirio que mira y en el que se mira la realidad política del país y Latinoamérica. También una ’commedia’ a su modo".
Libros de Tierra Firme reeditaría el volumen en 1990.

1972
La editorial Corregidor publica "Partitas", que comprende "Eva Perón en la hoguera" (reescritura de "La razón de mi vida", de Eva Duarte de Perón) y "Payada", escrita en 1960, de la que existía desde 1966 una versión mimeografiada con prólogo de John William Cooke.
"’Partitas’ se presenta como la definitiva modulación de una palabra que tiende inexorablemente a encontrarse con sus propios límites: el balbuceo se convierte en combinatoria libre hasta agotar las posibilidades de un grupo de significados (…) El de Lamborghini es uno de los itinerarios más coherentes entre los que intentan darle una voz y un nombre a lo que somos y no a lo que deberíamos ser", dirá Juan Sasturain, en 1973 en el diario La Opinión.
Se separa de Hilda Ojeda luego de 14 años de matrimonio.

1973
Contrae matrimonio con Graciela Adelma Torrecillas.
Aparece el disco "Eva Perón en la hoguera" (Picón, Buenos Aires), una grabación recitada por Norma Bacaioca, con música de Dino Saluzzi.
Bajo la presidencia de Héctor J. Cámpora, ocupa durante tres meses el cargo de Secretario de Cultura del Gobierno de la Provincia de Buenos Aires.

1975
En edición de autor publica "El Riseñor", que incluye también las prosas "El combinador" y "El estro paródico".

1976
Nace su hija Flavia.

1977
Acosado por la represión, se exila en México. Allí trabajará como redactor publicitario y escribirá, entre otros libros, "Circus" y "El jardín de los poetas".
Durante su exilio, muere su padre.

1980
Aparece en Buenos Aires (Ediciones Tierra Baldía) "Episodios", que reúne poemas de "La canción de Buenos Aires" y de "El Riseñor".

1981
Nace su hija Eva, en la ciudad de México.

1985
El 18 de noviembre muere en Barcelona su hermano Osvaldo Lamborghini.

1986
Libros de Tierra Firme, la editorial de poesía dirigida por José Luis Mangieri, publica "Circus".

1988
Seleccionado inicialmente por Enrique Pezzoni y rescatado por Luis Chitarroni, "Verme y 11 reescrituras de Discépolo" es publicado en junio por Editorial Sudamericana.
"’Verme’ es un gusano, pero es también la mirada onanista que se deleita con ’…ver-/sos… sen-/cillos/en/pe-/que-/ños… a-/ni/-llos…’, casi una burla de la tradición sencillista argentina. El poema más interesante de todo el libro, sin embargo, no es ni Verme ni los trabajos hechos a partir de Discépolo, sino el titulado ’Ya todo está’, compuesto íntegramente por el reordenamiento de los sintagmas que aparecen en el tango ’Silencio’. Lamborghini transforma esa versión edulcorada y cursi que Gardel daba de las trincheras de la Primera Guerra en una verdadera elegía, terrible por su discreta reticencia, que pone al lector en la obligación moral, por su misma falta de indicaciones y ’apartes’, de relacionarla con algún suceso de la historia argentina reciente. ¿Ya todo está en calma?" (Carlos Feiling, en Babel, N° 4, septiembre de 1988).

1990
Regresa a la Argentina.

1991
Se le otorga el premio "Leopoldo Marechal" por el conjunto de su obra.

1992
Ediciones Van Riel edita ’Odiseo confinado’ con grabados de Blas Castagna; el libro obtiene el Premio Boris Vian de ese año.
"La literatura argentina de este siglo no abunda en poemas largos y menos aun en poemas épicos. El ’Odiseo’ es ambas cosas. Tristes épicas las de la Argentina de hoy, se dirá, pero no es culpa de Lamborghini sino del país, o de la época. Según parece, en algún momento de su exilio mexicano, Lamborghini se puso a escribir un extenso poema paródico, pero no en hojas en blanco ni en computadora sino en las páginas de una revista, concretamente una revista cultural y, más concretamente, ’Vuelta’, inmiscuyéndose entre las líneas de tipografía, esquivando fotos y titulares o encimándose incluso sobre ilustraciones. De ese experimento habla Cordero el paródico, al relatar cómo se sintió un Odiseo de la literatura, navegando con trazos de bolígrafo y ’en paralelo canto’ (en parodia) el papel impreso, aunque confinado entre los márgenes de la revista de Octavio Paz (doblemente simbólica: un país –un exilio– y una concepción de la poesía)", escribe Daniel Freidemberg, en Diario de Poesía, N°27, invierno de 1993.
"Todos admiramos a Leónidas Lamborghini y todos lo hemos copiado. Como ustedes saben los narradores copiamos a los poetas y no leemos al resto de nuestros contemporáneos. Leónidas definió una exigencia en relación con la lengua que es única en nuestra literatura; construyó un laboratorio arltiano para trabajar con la sintaxis y el fraseo y la música verbal de estas provincias. (…) Este poeta escribe en todos los estilos, en los estilos del pasado y en los que todavía no existen. Ha inventado una sintaxis, una escritura entre las palabras, un tono nuevo para volver a decir lo que la lengua dice", afirma Ricardo Piglia, en el suplemento Cultura y Nación, Clarín, 1992.

1993
A instancias de Guillermo Saavedra aparece en junio su primera novela, ’Un amor como pocos’, en la Editorial Alfaguara de Buenos Aires.

1994
Sale ’Tragedias y parodias (I)’ en Libros de Tierra Firme (Buenos Aires). El volumen contiene ’Estanislao del Mate’, ’La ovejíada’ y ’En la laguna’.

1995
Publica, en edición de autor, ’Comedieta’.

1996
Escribe ’La experiencia de la vida’, novela en tres relatos, la que edita él mismo. El libro será reeditado en 2003, por Santiago Arcos editor.
"Lamborghini escribió ’La experiencia de la vida’ en largas noches de insomnio marplatense. Y, como un objeto fractal que podría servirnos para leer toda su obra, el poeta pone en órbita sus obsesiones. Dividida en tres partes, los personajes, que son máscaras dramáticas de un yo que va oscilando en distintas identidades a medida que avanza la narración, repiten lo que ya sabe un lector de Lamborghini. Por un lado, los personajes parecen existir sólo porque no pueden dejar de hablar. Por otra parte, y acá podríamos citar ’otro movimiento de la obra lamborghiniana’, el poeta es plenamente consciente de su teoría programática. Estamos en su edad de la razón". Fabián Casas, en Diario de Poesía, N°67, abril a julio de 2004.
Ediciones del Dock reúne con el título común de ’Las reescrituras’ textos publicados anteriormente en ’Partitas’, ’El Riseñor’, ’Episodios’ y ’Verme’.
"Es la lectura la que reescribe. O si se quiere, la lectura desescribe el modelo y la reescritura lleva eso a la acción. La cosa empezó con ’Eva Perón la hoguera’, que es reescritura de ’La razón de mi vida’, de Eva Perón. (…) Se trataba de un libro institucionalizado que se distribuía en las escuelas. Ya era un cliché, un estereotipo denigrado. Mi hermano Osvaldo me decía: ’¿Y con esa porquería estás trabajando?’ Pero lo que buscaba yo era, precisamente, romper el cliché y liberar por la reescritura toda la potencia revolucionaria que el estereotipo encorsetaba", dirá Leónidas Lamborghini en una entrevista realizada por D.G. Helder para Diario de Poesía, N° 38, invierno de 1996.

1999
Se publica ’Perón en Caracas’. Adriana Hidalgo editora publica también, en julio, ’El jardín de los poetas’. En un prólogo titulado ’Cancel de entrada’, el autor consigna: "Durante los años de mi exilio en México, entre 1977 y 1990, escribí este ’Jardín de los poetas’ en obvia alusión a ’El Jardín de las delicias’ de El Bosco. Pero aquí se trata de una Humanidad de poetas. Poetas martirizados todo el tiempo por la necesidad de inspiración, de soñar, seguidos del fracaso a pique del poema".
"La sensación de que con ’El jardín de los poetas’ Lamborghini quemó al fin sus naves, de que su tentativa llegó a un colmo, es engañosa, sobre todo si se tiene en cuenta que, aunque aparece publicado ahora, este libro es anterior a sus dos últimos de poemas, ’Odiseo confinado’ y ’Comedieta’, en los que se lo ve lanzado a contar cosas a través de un discurso más directo y lineal que en el de su obra anterior, y de formas tan tradicionales como el terceto dantesco. Es que, contra lo que se supone, Leónidas Lamborghini no es un rupturista ni un provocador (como lo fue su hermano Osvaldo, por ejemplo): Lamborghini está siempre fundando de nuevo la poesía, no importa por qué medios, así sean los más convencionales, porque nada decide más sus operaciones que una extrema fidelidad al trabajo con la escritura: es la obra misma la que manda", señala Daniel Freidemberg, en el suplemento Cultura y Nación, Clarín, del 2 de enero de 2000.

2000
Ediciones del Dock publica ’Personaje en penehouse’.

2001
En abril, Adriana Hidalgo editora, dirigida en ese momento por Edgardo Russo y Fabián Lebenglik, publica ’carroña última forma’, uno de sus libros formalmente más extremados. "A un solo paso de mis Obras Completas me he visto (he alcanzado a verme), en este cuerpo verbal en descomposición, como en una última forma de vida que, como tal, seguía bullendo", declara Lamborghini desde el prólogo.
"Horror a la lápida, dice Leónidas Lamborghini de ’carroña última forma’. ¿A qué lápida? A la de la ’obra completa’. Era justo que Lamborghini también recibiera el premio de una obra completa, en un tiempo en que buena parte de los grandes poetas argentinos contemporáneos lo recibieron. Pero Lamborghini eligió el disloque en vez de la ’sucesión almanaqueril’. Tomó su obra poética, desde ’El saboteador arrepentido’ para acá, y realizó con ella un trabajo de ’intrusión’ de unos textos con otros, rompiendo de esta manera la ilusión de la sucesión cronológica, con lo que ’carroña última forma’ se convierte en varios libros a la vez: el que es, y todos los que cita." Martín Prieto, en el suplemento Cultura y Nación, de Clarín, 17 de noviembre de 2001.

2003
La editorial Paradiso, dirigida por Américo Cristófalo, publica un nuevo libro de poemas, ’Mirad hacia Domsaar’. Aparece también, en septiembre, ’Trento’, novela que articula la narración con la poesía y diálogos dramáticos.
"Lejos de amoldarse a las definiciones canónicas de los géneros conocidos, (novela, ensayo, poesía, teatro) ’Trento’ los sortea a todos al incluirlos dentro de sí. El teatro, la poesía, el texto de investigación historiográfica, el diario íntimo, el libro de anotaciones y el calendario, se suceden hasta transformar (o develar) al mencionado Concilio de Trento como un magma babélico de lenguas y voces entre las cuales se irá desarrollando la historia de Procopius, ’(uno de los más prestigiosos prelados que asistieron a la Sacra Asamblea)’ y Gitona, la joven discípula escondida en su sótano; anécdota intermitentemente surcada por las voces de los herejes azotados, de los teólogos y hasta del mismo Papa". (Irina Garbatzky, La Capital, 18 de abril de 2004).



Leónidas Lamborghini: El solicitante descolocado*



Fragmento de "El solicitante descolocado", de Leónidas Lamborghini. Del libro "El solicitante descolocado" ©1971 Ediciones De la Flor. ©1989 Libros de Tierra Firme.


LEÓNIDAS LAMBORGHINI


El Solicitante Descolocado


Me detengo un momento
por averiguación de antecedentes
trato de solucionar importantísimos
problemas de estado;
vena mía poética susúrrame contracto
planteo, combinación
y remate.

En vez
tú no tienes voz propia
ni virtud
dijo
y escribes sólo para
yo quise decirle mentira mentira
para purificarme

La pista se rodea
de todas las especies, de todos los órdenes
y clases
sobre todo de público
en la primera fila van
los relegados.

Siempre algún gobernante
algún guerrero ilustre, algún
funcionario aventajado
da el puntapié inicial
entonces entro yo
entrando por el aro.

Tome asiento
nadie debe perderse
un espectáculo
abro mi risa negra
a función continuada.

Y a la bartola
haciendo de las mías
en el país del tuerto
es rey.





Pueblo goloso perezoso lujurioso
porque las curvas económicas
nos son favorables
una nueva conciencia os pido
en marcha.

Y si las cosas se complican
descentralizar:
—Listo, vamos
gobemar es poblar es hablar;
apoyando mi oído
en el obrero concentrado:
vibra.

Entonces reconozco
alcanzo a distinguir entre 200.000
a mi buena maestrita
llevaba
un cartelón azul
con letreros dorados.

—¿Qué clase de niño fuiste tú?
—a,e,i,o,u
inteligentísimo y de gran corazón
antes del sacrilegio
ella me dijo a mi mejor discípulo
—La tierra para quien la trabaja
se inclina
—La revolución no se detiene nunca.

Ella.
Levanta emocionada
la tapa de mis sesos
deshojando

cumple no cumple cumple no cumple cumple no
cumple

—Tu alma tiene un delicado
cuello de cristal
—se inclina—
su base es de acero inoxidable

Tratando de llegar
a las altas esferas
hice mi oferta de viva voz
—¡No valgo un pito!

No obstante invento
la economía sin un hilo
y oigo al pasar
"aquí estamos muy bien
colgados del presupuesto"

Cuando llegaron las inversiones extranjeras
dispupuestas a radicarse
y preguntaron salario real ¿cuál
es tu poder adquisitivo?

Cambio
Cambio
Cambio

¿Dónde está
la moneda simple
legal
la moneda sencilla
del menudo candor
la moneda de
cobre?

Y antes de sucumbir
el interés económico pensante
alcanzó a balbucear
petró1eo, industrias, agro,
pecuario.

Está quebrando

Sin base
cierro la última
cotización.

En el rebusque cada vez
me pica más
el bagre
vendo shakespeares usados
a un Moro sin entrañas

Descubro inscripciones
no figurativas
en las letrinas de altamira.

Apenas este tiempo para nada
Al Paso
almuerzo pavimento
con ensaladas
del huerto de los olivos.

"No son todos los que están
no están todos los que son"
mi pobre especie
son
los no antologados

En los viejos tranvías
y en general
en todo transporte colectivo
colaborar es correrse
bajar por adelante.

Cuando un golpe de sol:
sobre la cresta brillante de una ola
la imagen de mi hermana
se levanta
—Notifícame
—Mar espléndido.

Mi horario es justo para
que las horas que pasen
ya no vuelvan más
y no tener sanidad pública
ocupación bien fija.

—Nuestra madre es feliz
nuestro padre
nuestro hermano sigue creciendo
sólo se espera tu llegada.

Aprovechando mi hora libre
mi oportunidad o perdiéndola
pero buscando en seguida otra más
hasta agotar la última
el último suspiro.

Crack crack crack
pasa el carro alegórico
del fútbol corrompido
¿Dónde está el gran Martino?

Volviendo un día al barrio
a la estructura simple
de casitas baratas
y la Villa del Parque.

Cómo se pianta la vida
cómo rezongan los años
cómo se viene la muerte
tan callando.

Y la Gran Puta huyó a París
en busca de su amor
yo la seguí con la imaginación
—sin amor no se puede bienestar—

Acariciando mi alma en mi soledad
en mi soledad
no se puede confort y
si vieran mi catrera.



El saboteador arrepentido

Oh Máquina de los Recuerdos
y esta música traqueteante
renace, que aún vive, que aún persiste
de los batanes.

Gran Cuarto de los zurcidos
bajo el tribunal de las telas en crudo
en otoño nací.
¿Mi destino estaba sellado?
cuando la más vieja de las zurcidoras
—toca en mis sienes con su resplandeciente
aguja especializada—
dijo
—Dirigirá esta fábrica
toda la producción
pasando por sus manos.

Entonces me erguí
mitad empleado - mitad obrero
sólo como un monstruo sabría hacerlo
y trozos aún del cascarón textil
lo alcancé bien y comprendiendo que
aquello era
sentencia
angustia fabril
y dolor de conflictos en la mano de obra
Huyendo par debajo de las mesas
revisadoras
describo inverosímiles curvas
económicas avisé apresurado en las parades



YO NO SOY TÉCNICO YO NO SOY TÉCNICO



—¿Qué es esto?
Hasta que el fabricante disfrazado
de patrón vistiendo su más fino casimir
su más peinado hábito
me envuelve con su cola y aquí
me deposita:
—Este es tu nuevo puesto



San Andrés caminaba
con altos botas de goma
ese inviemo.
Bajo lluvias continuas, localidad
sintió sobre sus tierras
motores y patas de telares

Yo era control
y era el Alto Parlante voz de mando
infundiendo valor a mis peones
tratando de tomar por asalto los galpones
vacíos.

Caudillo entre mi gente
en medio de tan ruda batalla
soy derribado
al tiempo que mis hombres
conseguían entrar sobre grandes rodillos
entonces
sobreponiéndome
alcanzo a defender con victoria
toda esa época
la bandera del capital ajeno.



Una primavera me sorprende
y el mover de este pueblo.
El ruido se hizo carne y habitó entre nosotros:
Yo, el ubicuo gerente
devine popular:
coordino y distribuyo los trabajos
tomo y obligo.

Oh Ilusión Ilusión
nada de esto es lo mío.

Como estafado corrí a la comunicación
telefónica
en lo templado del sol nace el deseo
argumenté en favor de una más alta calidad
Casa Central yo necesito
una pantera de solapados hábitos.

El rugido de los 2 pichones semi-diesel
saludó su llegada
subida a ese montículo
entonces
me prendé de unos grandes repollos azules
marcados sobre sus blancas carnes.
He aquí mi amor
he aquí mi primera vista.
Capataza.

Astutos simularíamos trabajar en el fichero
las últimas horas
la oficina será nuestra mejor aliada
ella
inclinándonos así
el uno sobre el otro en secretos.
No quiero
estar ya más para las estadísticas
para el activo contador
y el complejo mecánico reventaron
rechiflados de sed verano tus días
y los obreros queriendo trabajar
emborrachándose
bajo la chapa ardiente
cuando la perra patronal
negra, colérica ladrante, amenazó:
—Castigos sin indemnización.

Tu pereza
y la mía únicas privilegiadas
no obstante tácito acuerdo pactan
así
destruir la fabricación occidental
desde entonces
tejiéndonos en horario descorrido
hasta el anochecer

Hasta que la sospecha se adueñó de vosotros
hasta que todas vuestras sospechas
confirmasteis
hasta que mi cansancio frente a vos y
la industria

en mitad
del capital problemas de las mermas
disparado a
tocar los senos de la pequeña Maruska.

Que además crecieron los celos
yo, sabiéndome tu cornudo inolvidable de una
vez
para siempre
no conforme
hasta escupirte el rostro
ante el congreso de partidarias zurcidoras

En la sombra
lejos del industrial ruido
me arrodillo junto al lecho de la pequeña
Maruska
toco sus senos a punto de nacer
sentir
sentir
de la antigua pureza ese relámpago

Y el que había desatado
la corrupción desorganizadora
creyó llegado ahora el colmo
quiso salvar mas ya era tarde e impotente
vio sin la antigua alegría
—saboteador arrepentido—
bajar, bajar el nivel
y el Costo
ir hacia lo Altísimo.



El solicitante descolocado

Desempleado
buscando ese mango hasta más no poder
me faltó la energía la pata ancha
aburrido hace meses, la miseria
busco ahor atrabajo en la era atómica
dentro o fuera del ramo
si es posible.

Todos los días abro el mundo
un jardín de esperanzas
en la sección empleados
voy clasificándome
atento
este aviso me pide.

Entonces
a escribir con pasión y buena letra
adherido con lealtad
—ser claro—
escucho el ruego del ruiseñor
uniendo lo primitivo a lo culto

la inspiración a la escuela
trato de seducir
con mis antecedentes.
Solicitud detállame
el que suscribe
práctico en desorganizar
está deseando
ganarse un pan en tu establecimiento
hombre de empresa
casilla de correos.



El saboteador arrepentido

En mi rostro está escrita la aceptada
renuncia
tanto vil ostracismo
después supe
el trabajo es salud, es factor
dignifica
y lo otro es el crimen
la poesía maldita

Yo era el brazo derecho ahora no soy nada

Esta guitarra cae ya
volcada de mi alma
su última nota
espera.



El solicitante descolocado

Telegrama-respuesta
"Preséntese
mañana en alpargatas
sin ningún compromiso, limpio
de polvo y paja".
Allá estaré fenómeno
necesito ya urgente
un par de medias, camiseta
y calzoncillos aptos.

En la cola
he llegado hasta aquí
al borde
del seré examinado
repaso mentalmente la historia
que repito.

(Mi especialidad es
de hombre orquesta
hace un corto intervalo que no trabajo
me fueron
por mi propia voluntad)
Frente a la psicotécnica
pregunta acelerando
rápida
llega a mi pasado.

Me deschava:
—En el departamento
atrasando día a día
el reloj
cinco tipos tirados
viviendo como chanchos
perdiendo
poco a poco la vergüenza
la decencia y la moral

una habitación
un aire viciado
cocina y baño.
—Fue la época de las grandes peleas
los ayunos
los empeños la venta
del refrigerador inmaculado
y es mejor no recordar.

Para sumar a gatas
—me arrastro—
no sé más quién soy
yo el antiguo encargado no funciono.

NO INSISTA EN SU PEDIDO PRESENTANDO NUEVAS SOLICITUDES.

Me voy
a descular hormigas
buscando la estabilidad
el sueldo por convenios
un horario que corra
oremus
jubilación y vacaciones pagas.



El solicitante y el saboteador

—Al Divino Botón
Oh Exito Integral sobreponiéndote
a los bocinazos del maligno
oye este jeremido
concédenos
la tierra protegida
dormir perfectamente en pedo
donde florezcan
los
Extasis

El Solicitante y el Saboteador del público
se despiden
1, 2, 3
explotando
do re mi fa sol la
sí!
poniendo en marcha la
fábrica.

[...]