Círculos de mujeres

A Irene no le satisfacía la vida. Detrás de su hermosa sonrisa se escondía una mujer que no disfrutaba de su tiempo, tampoco de sus relaciones, ni de su sexualidad. "Estaba alienada por la educación y los mandatos morales que me dieron cuando era una niña: ser obediente, educada, y de piernas cerradas. Y aunque yo vivía frustrada, no me daba cuenta de nada".


Un día, tras una profunda depresión