Algo que dar

Luis Figueroa
“Las buenas ideas económicas… producen buenos resultados”. “Las personas regresaron impresionadas por lo que vieron; pero también con entusiasmo para dar ayuda”. “Mi compromiso, es ayudar aunque sea a la familia que conocí”. “Nunca imaginé que la gente no tuviera cama”. Estas son frases relacionadas con la actividad “Tengo algo que dar”, ocurrida el domingo pasado. Me sorprende que haya quienes llegaron a la edad adulta en la ignorancia de que millones de personas duermen en el suelo y no tienen para alimentarse bien. Me sorprende que haya gente que no haya sabido que millones de personas viven entre las moscas y que sus hijos mueren tiernos a causa de enfermedades evitables. Talvez me sorprende solo porque tuve la oportunidad de pasar muchas de mis vacaciones en Panajachel, donde algunos de mis cuates vivían en condiciones similares a las que experimentaron los excursionistas del fin de semana pasado. Talvez me sorprende porque en mi adolescencia no fui ajeno al drama de que lo único que haya para comer sean unos fideos cocinados en una lata de leche en polvo. Me indigna y me da rabia que haya gente que tenga que vivir así; sobre todo porque no tiene por qué haber sido así. Como dice mi cuate Peter Boettke, “las buenas ideas económicas conducen a buenas políticas públicas, que producen buenos resultados; y las malas ideas económicas conducen a malas políticas públicas, que producen malos resultados”. Celebro que la mara haya ido a sensibilizarse y que tenga ganas de hacer algo para que haya más riqueza con qué solucionar, de fondo, necesidades de orden económico que se solucionan solo con buenas ideas económicas. Las malas ideas (las que nos tienen donde estamos) solo van a perpetuar los malos resultados. Mi invitación para quienes regresaron motivados por su experiencia entre los pobres, es que den un paso más allá y que abandonen y rechacen las malas ideas económicas. Que exploren ideas que produzcan buenos resultados; porque, como explicó Carl Menger, “aspirar a descubrir los fundamentos de la ciencia económica significa consagrar nuestro talento a solucionar un problema relacionado con el bienestar del hombre, servir a un interés público de máxima importancia”. Y a quienes ejercen el poder, ¿qué les toca? Les toca lo que dijo mi cuate Manfredo Marroquín, de Acción Ciudadana: Dar el ejemplo. luisfi61.com Artículo publicado en el diario guatemalteco Siglo 21, el día viernes 4 de mayo 2012.