Destruyendo el parque

POR JOSÉ RAÚL GONZÁLEZ MERLO
El Parque La Unión de Antigua Guatemala fue inaugurado en 1853 por el corregidor José María Palomo y Montúfar. Un lindo parque cuyas palmeras alineadas junto a un histórico lavadero público forman parte del encanto de “la ciudad de las perpetuas rosas”. Sin embargo, lo que el tiempo y los terremotos no pudieron hacer para destruirlo, la Municipalidad de Antigua lo hizo en una facha de remodelación. El nombre de Parque la Unión viene del Congreso Unionista Centroamericano que se celebró en 1925. La última vez que el parque había sido remodelado fue en 1979. Recientemente, el parque había estado cerrado al público por varias semanas. Láminas lo cercaban y la gente no lo podía utilizar. Había expectativa por los trabajos, acompañada de la esperanza de que, quizás, la Muni de Antigua hubiera notado que el parque estaba en malas condiciones y que, remodelarlo sería una buena idea. Sin embargo, al quitar las láminas, los vecinos se llevaron la desagradable sorpresa de que la mentada remodelación había sido un fraude. Si antes el parque estaba “feíto”, ahora sí lo habían dejado horrible. Donde antes había una triste grama rodeando las palmeras, ahora quedó una sucia tierra. Ni siquiera pudieron hacer una mediocre jardinización. Donde antes había un paso para no caminar sobre la grama, ahora quedó una horrible torta de cemento mal puesta. Peor aún, en el centro del parque, donde antes había una antigua cruz, regalo de España, ahora… ¡ahora no hay nada! Ni las bancas donde la gente se sentaba pudieron remodelar bien. El otro día me encontré una horrorosa caseta de metal donde antes estaba la cruz. Finalmente, las otrora hermosas pilas que funcionan como lavadero público siguen estando en abandono total. Es evidente que la remodelación fue una estafa. El “trabajo” dejó el parque peor de lo que estaba antes. La Municipalidad de Antigua Guatemala, lejos de proteger, ha destruido el patrimonio cultural de la ciudad a la que está obligada a preservar. Ni hablar de que divulguen cuánto habrá sido el presupuesto que, indudablemente, alguien se clavó. El alcalde de Antigua Guatemala, postulado por el Partido Patriota, ha acaparado recientemente sendos titulares de prensa por las diversas denuncias de corrupción que hay en su contra. Amparado y protegido por el derecho de antejuicio, ninguna ha prosperado gracias a la lentitud de la Corte Suprema de Justicia en el trámite del antejuicio. Una de dichas denuncias habla del supuesto pago de 930 metros de banqueta, aunque, aparentemente, solamente existen 60 metros construidos. No me extrañaría que lo del parque fuera algo similar a esa denuncia. Mientras tanto, nuestra vicepresidenta, Roxana Baldetti, ha tomado la bandera del combate de la corrupción como uno de los grandes legados de su gestión. Sería bueno que se echara un colazo por la Antigua, a ver cómo su alcalde dejó el parque. Si esa remodelación es muestra de la forma como él ha administrado sus otras responsabilidades, allí tiene un claro caso de incompetencia, negligencia y corrupción. Artículo publicado en el diario guatemalteco Prensa Libre, el día martes 08 de mayo 2012.