Co-Operación Inter-Nacional

Estuardo Zapeta Hoy el movimiento indiano guatemalteco es un nido de corrupción, de buitres alimentados por la “co-Operación inter-Nacional”. Y ni el canibalismo ritual, ni la profundidad de la astronomía maya le llegan en voracidad ni en oscuridad. El denominado movimiento indígena, indio, maya, o como quieran llamarlo no es más que un juego de millones, un torcido monopoly de “diosas y dioses” baratos, que deben bailar el son de los ex poderes coloniales. Líderes, digo autodenominados líderes adictos a Europa, que si suplieran su adicción con dinero honradamente ganado, énfasis en honrado, pues sería una acción privada, pero en cuanto que usan a los otros “indios” para suplir su adicción, sus acciones son condenables. Sí, han inventado, para hacerse de ese sucio dinero, un nuevo “orientalismo”. Y utilizan las “armas de los débiles”, no para “nivelar” una lucha “asimétrica”, sino para mantener ese desnivel que permite a ellas y ellos obtener más dinero. A quienes más les conviene el mantenimiento de la “pobreza indígena” es precisamente a quienes viven de la discursividad de la “pobreza”. A más pobres, más ayuda internacional... Son millones, muchos millones. Y los líderes “indios” cayeron ante el encanto de tanto dinero. Pelean por ganárselo, pero más por gastárselo. Todo en nombre de la “etnicidad, los derechos indígenas, las reivindicaciones, la madre tierra, el padre sol, la tía tortilla, y los fantasmas de Tekún, de HunAjpú, e Ixbalmak´e”, y tanta mito-historia inventada para agradar a los europeos y sus euros y dólares. Los “indios” crean artefactos turísticos que les permitan “vender” su identidad. La identidad está en venta, sí, se le vende a la cooperación internacional que está urgida de “colocar” dinero donde sea, con quien sea, como sea, cuanto sea, pero “colocarlo” o sus puestos peligran. La cooperación internacional es un engañabobos. No ayuda en nada, coopera en menos, pero se mete en todo. Impone. Los “indios” guatemaltecos y sus inventos en “4-D”, léase “ dinero, desengaño, desorden, y dilapidación”, todo en nombre de la “identidad y los derechos”. La película tiene siempre el mismo argumento, cual novela mexicana, sí, el mismísimo argumento de vergüenza, de victimización, de lástima. La lástima paga, y paga bien, paga en euros. A más lástima, más dinero entra. La cooperación internacional, por su parte, Lords of Poverty, define discurso, intereses geoestratégicos, posicionamientos estilo core-periphery, y compra a sus aliados. Sí, los compra en una especie de “nostalgia colonial” que los autoderrota y creen que repartiendo dinero entonces calman sus dolores ancestrales. Pero lo único que muestra la “co-Operación inter-Nacional” en esos apoyos a “proyectos y programas”... “de desarrollo” (no se ría) es que también es tan corrupta como los “indios” que financia, porque ambos viven de los antivalores fundantes de la Cultura Indígena. Los líderes “indios” son, como dice Proverbios, aquellos que regresan al vómito de la “co-Operación inter-Nacional”, a las migajas caídas del banquete colonial, y arrastrándose tras unos euros, lo justifican. Artículo publicado en el diario guatemalteco Siglo 21, el día martes 19 de junio 2012.