Modernización del Estado

Ramón Parellada A la fecha todavía no sabemos qué es lo que el gobierno actual entiende por “Modernización del Estado” y las modificaciones que con tal objetivo se pretende hacer a la Constitución de nuestro país. Estoy de acuerdo en no convocar a una Constituyente para no cambiar el cuerpo dogmático de la Constitución. Existe un trabajo bien sobre los cambios que se deberían hacer. Es la propuesta de ProReforma (www.proreforma.org.gt ). ProReforma es una propuesta hecha por personas que no buscan el poder; es un movimiento cívico y no político. El Congreso debe someter a consulta popular la propuesta concreta de ProReforma y que el pueblo decida. Lo más democrático que puede haber es que los ciudadanos decidan con su voto. La idea de la reforma a la Constitución por parte de quienes se involucraron en ProReforma surgió de estudios serios donde se identificó, como causa de nuestro estancamiento económico, la falta del derecho. Si, así como se escucha, la falta de derecho implica violaciones continuas a los derechos individuales como el derecho a la vida, la libertad y la propiedad. Si bien estos derechos están definidos con claridad en el cuerpo dogmático de la misma Constitución, el resto de la Constitución no establece bien los mecanismos para que puedan garantizarse y por ello se reforma del resto de la Constitución precisamente para reforzar la división de poderes a modo que los gobernantes no abusen sin freno alguno, más bien para limitarlos y proteger a los ciudadanos, sin excepción, de los abusos del poder del gobierno de turno. ProReforma rechaza la creación de privilegios para unos a costa del resto de la población. Las leyes deben ser generales, abstractas y de aplicación universal y precisamente esto es, entre otras cosas, lo que se pretende defender en el Senado. Se propone un sistema bicameral, aunque con diferencia al que existe en otros países del mundo, ya que el Congreso y el Senado formarían este sistema pero el Congreso seguiría haciendo las funciones que actualmente tiene, es decir, actividades políticas y legislación del momento mientras que el Senado solo se preocuparía que la producción de leyes por parte del Congreso no contradigan a la misma Constitución en cuanto al concepto de ser leyes generales, abstractas y de carácter universal. Los guatemaltecos estamos cansados de tanto abuso por parte de nuestros gobernantes. Muchas veces ellos abusan sin que tengan esa intención, pues el sistema los absorbe de tal modo que paran haciendo lo que no quieren. Pues bien, estas actuaciones impiden el crecimiento económico del país. Después de 32 años no hemos logrado alcanzar el nivel del PIB/per cápita que llegamos a tener en el año 1980. Increíble pero cierto. Lo perdido ya es historia, pero no podemos perder otros 32 años. Para evitarlo debemos crecer económicamente a tasas aceleradas. Al darle una relevancia especial a los derechos individuales, ProReforma conecta esta protección con el crecimiento económico. Una reactivación económica sin precedentes, es decir, obtener tasas de crecimiento del PIB/per cápita del orden del 10% anual o cercano, parte de esta defensa para garantizar la vida, la libertad y la propiedad de los individuos. Esta garantía es una necesidad del ser humano, no una opción ni un deseo. Sin esto no es posible resolver el problema de inseguridad ni de falta de justicia que nos agobia día a día. De la misma manera, este es el punto de partida para acabar con la impunidad que nos corrompe. Solo así el nivel de inversiones per cápita se incrementará a tal punto que se aumentarán las oportunidades para todos los guatemaltecos y el crecimiento económico se disparará. Articulo publicado en el diario guatemalteco siglo 21, el día jueves 07 de junio 2012.