Libertad y desarrollo en Guatemala

Ramón Parellada
El martes pasado asistí al lanzamiento de la Fundación Libertad y Desarrollo en Guatemala y que es dirigida por su actual presidente Dionisio Gutiérrez. Debo decir que salí con mucho optimismo. Hay esperanza para nuestra Guatemala porque hay gente muy comprometida en hacer las cosas bien para que logremos reducir la inseguridad y falta de justicia, alcanzar un crecimiento económico sin precedentes y pasar al selecto club de países más desarrollados. El lanzamiento de la Fundación Libertad y Desarrollo tiene el apoyo del ex jefe del gobierno español y actual presidente de la fundación para el análisis y los estudios sociales Faes, José María Aznar y del el ex gobernante de Colombia, Álvaro Uribe. Ambos estaban en el lanzamiento. También cuenta con el respaldo del ex mandatario de Chile, Ricardo Lagos, quien no pudo venir por compromisos ineludibles. El apoyo es muy importante para ese nuevo centro de estudios o Think Tank en Guatemala que tratará de crear una Escuela de Gobierno, entre otras cosas, para formar a los políticos y funcionarios desde antes que lleguen al poder y que sean buenos profesionales para lograr lo que tanto Dionisio como los ex presidentes presentes denominaron “un buen gobierno”. El jefe de Estado de Guatemala, Otto Pérez Molina, también estaba entre los presentes y se le veía muy entusiasmado con esta iniciativa y expresó su admiración a los ex presidentes Aznar y Uribe. Aparte de estas grandes personalidades, la fundación cuenta con el apoyo de diversas universidades y centros de estudios de prestigio de otros países. La idea es que este centro de estudios logre aprovechar las experiencias y trabajo profesional que otros han desarrollado para que se haga también en Guatemala y el resto de países centroamericanos. Me impresionó la cantidad de líderes de todos los sectores y gobierno que asistieron a este lanzamiento. El poder de convocatoria fue impresionante. El esfuerzo atrás de la fundación me parece, además, de lo más serio, por lo que veo con muy buenos ojos esta gran iniciativa. Dionisio comenzó el evento con una palabras de reflexión cuestionando por qué en Guatemala estamos como estamos a pesar de que el mundo ha mejorado tanto. Y es cierto, el nivel de vida de la humanidad ha mejorado en casi todas partes, más salud, más ingresos percápita, más desarrollo, menos delincuencia, más justicia, etc… y en Guatemala no se ven estos resultados, o al menos no al ritmo de los países más desarrollados. Por ello, se involucró de lleno invirtiendo tiempo y recursos a modo de que las cosas cambien a partir de una educación política y económica que prepare a aquellos que quieren dedicar una parte de su vida al gobierno, mejor dicho, al “buen gobierno”. Entiendo por un buen gobierno aquel que fortalezca todas las instituciones que garanticen la libertad de sus ciudadanos a través de un verdadero Estado de Derecho. Un buen gobierno es, como dijo el ex presidente Aznar, el que un gobernante logra en un país cuando al finalizar su período lo deja en mejores condiciones que cuando lo inició. En su caso con mayor desarrollo económico, libertad para sus ciudadanos y prosperidad. En el caso del ex presidente Uribe, también con mayor desarrollo económico, libertad, prosperidad pero además con mucha más seguridad y justicia, tema que era crucial resolver, como bien mencionó, para lograr todo lo demás. Deseo que la Fundación Libertad y Desarrollo sea todo un éxito porque también será el de todos los guatemaltecos que veremos cambios grandes y positivos en nuestro país. ¡Felicitaciones! Artículo publicado en el diario guatemalteco Siglo 21, el día jueves 12 de julio 2012.