61 años

JOSÉ RAÚL GONZÁLEZ MERLO
¡Feliz cumpleaños, Prensa Libre! Son pocas las instituciones periodísticas que, a nivel global, pueden celebrar más de 60 años de ejercicio periodístico independiente, honrado y digno. Esta celebración debe ser motivo de felicidad y reflexión. Hoy, al igual que ayer, la libertad de prensa, la libre expresión del pensamiento en Guatemala, son constantemente amenazadas. De nuestra vigilancia, valor e inteligencia depende que las futuras generaciones también puedan gozar de ella. Mi infancia se desarrolló entre los más ilustres periodistas que ha producido este país. Tuve el privilegio de conocer, de niño, no solo a los fundadores de Prensa Libre, sino a otros grandes periodistas de esa época. Es un permanente y gran reto producir figuras periodísticas de ese calibre. Fueron personajes que defendieron la libertad de expresión que hoy gozamos en medio de condiciones especialmente difíciles. Algunos, como Isidoro Zarco, lo pagaron con su vida. Otros, como Álvaro Contreras y Pedro Julio García, con la pérdida de su libertad al ser secuestrados. Los tres fueron víctimas de la guerrilla. Los tres eran del grupo de los cinco fundadores de Prensa Libre. Ninguno de ellos claudicó en sus principios. El mérito de Prensa Libre, como institución, radica en haber superado valientemente las múltiples amenazas y riesgos que conlleva ejercer un periodismo independiente en un país en donde las violaciones a los derechos humanos son la norma y no la excepción. El otro gran mérito es haber convertido ese sueño en un éxito empresarial de manera simultánea e inteligente. Ello ha sido clave para haberse mantenido a la vanguardia de la prensa escrita en nuestro país, superando a los enemigos de la prensa independiente. Muchos medios han sido fundados durante los últimos 60 años; muy pocos han sobrevivido. Por otra parte, no deja de ser paradójico que el titular del primer número de Prensa Libre haya destacado un “alarmante consumo de drogas” en el país. Como dice el refrán: “mientras más cambian las cosas, más permanecen iguales”. Hoy, al igual que ayer, las drogas siguen siendo un problema. Nada más que con la equivocada política de criminalizarlas, ahora la delincuencia organizada en el narcotráfico se ha fortalecido como nunca. Muchos piensan que es una nueva y grave amenaza a la libertad de prensa. Yo creo que tienen razón. Los gobiernos entran y salen; pero el narco se pone cada día peor. Al celebrar, una vez más, otro aniversario, conviene meditar la gran responsabilidad que tienen los actuales administradores y personal periodístico de Prensa Libre. Hay que estar listos para superar las viejas y las nuevas amenazas a la libertad de expresión. Y hay que ser capaces de superar también los retos comerciales que presenta un nuevo ambiente en donde el acceso a la información es cada vez más fácil y diverso. Sin embargo, si Prensa Libre mantiene su fórmula ganadora, seguirá por el camino del éxito: mantener su independencia y ejercer un periodismo honrado y digno. Feliz cumpleaños, y que sean muchos más. Artículo publicado en el diario guatemalteco Prensa Libre, el día martes 21 de agosto 2012.