Se fuga Honduras en la creación de riqueza

Ramón Parellada
Honduras sigue tomando la delantera al resto de países centroamericanos con su creación de Regiones Especiales de Desarrollo (RED). El 29 de julio del 2011 se creó el marco legal, “El Estatuto”, que regirá en las RED. El martes pasado ya se firmó el convenio para la primer “ciudad modelo” en este país. Me da una gran tristeza que haya sido en Honduras donde primero se crearon estas áreas especiales para la creación de riqueza y no en Guatemala, aunque me alegro por los hondureños. De todos modos creo que el potencial generador de riqueza de estas ciudades libres nos beneficiará y espero que nos contagie para poder hacer algo aún mejor en este país. Michael Strong, de la empresa estadounidense MKG y Carlos Pineda, presidente de la Coalianza, firmaron el convenio para construir la primera “ciudad libre”, o como le llaman los hondureños, “ciudad modelo” en Honduras. De entradita traerán unos US.$.15 millones para comenzar a edificar la primera RED en Trujillo, en la costa norte de Honduras. Las 3 regiones candidatas para estas ciudades son la región del Valle de Sula, departamento de Cortés; la región adyacente a Puerto Castilla, donde hay dos valles, el valle de Sico-Paulaya y el de Agalta, y la región sur de Honduras. De acuerdo al periódico La Prensa de Honduras, Michael Strong expresó: “La meta principal de nuestro proyecto es crear la base para una comunidad segura y próspera para los hondureños”, indicando que es una colaboración entre inversionistas, empresarios y expertos que pretenden la reducción de la pobreza a través de una enorme creación de riqueza en las RED. Esta ciudad libre es un área donde no hay mayor población ni desarrollo y sí pobreza. Es un área cercana al mar porque el potencial de producción y creación de riqueza implica la necesidad de puertos eficientes para transportar todas las mercaderías parecidas a lo que es Hong Kong. Aunque el Estatuto creó esta zona liberándola de los impuestos y la mayor parte de regulaciones del resto del país, sigue perteneciendo a la soberanía del estado hondureño, se somete a las leyes laborales y a la Constitución. Una región así, sin impuestos, buscará crear su propia seguridad y permitirá que las empresas que inviertan allí puedan gozar de un ambiente tranquilo para dedicarse a producir sin ver afectadas sus operaciones por extorsiones o delincuencia. La cantidad de empleo que se generará será tan importante que yo me imagino a estas regiones demandando mano de obra del resto de países centroamericanos. También la enorme creación de infraestructura y empresas productivas demandarán de la región una gran cantidad de bienes y servicios beneficiando a toda el área centroamericana. Mientras los hondureños celebran lo que puede ser el inicio de una ciudad como Hong Kong, los guatemaltecos seguimos perdidos tratando de incrementar impuestos y crear más y más leyes que impiden el desarrollo económico. Estamos retrocediendo en vez de avanzar. No es suficiente crecer al 3% anual. Es mediocre ya que al descontar el crecimiento poblacional lograríamos duplicar el PIB per cápita en 100 años. Guatemala necesita duplicar el nivel de vida en el corto plazo y para ello se necesitan medidas valientes que permitan la atracción de capitales y generación de empleos productivos de inmediato. Una forma es hacer lo que hizo Honduras, pero aún con mayor libertad, utilizando áreas despobladas y pobres para que puedan ser detonantes de una creación de riqueza sin precedentes. Regiones con seguridad y justicia propias, sin impuestos, solo cargos por estos servicios básicos, y con garantías de que no se cambiarán las reglas del juego cada 4 años. Artículo publicado en el diario guatemalteco Siglo 21, el día jueves 6 de septiembre 2012.